El mundo de la tecnología ofrece muchas oportunidades para los emprendedores, hay muchos servicios y productos que se pueden ofrecer en internet de ahí que los startups representan modelos de negocios muy atractivos en la actualidad y sobretodo en la población joven que muchas veces no tienen las oportunidades laborales en un país donde el desempleo está en altos niveles.

Sin embargo, la tarea más difícil para iniciar y proyectar un startup es el momento de encontrar el capital, pues una sola idea no basta para hacer realidad el sueño. Se necesita dinero para acceder a equipos, para las operaciones diarias, para pagar personal, para ejecutar los servicios, entre otros.

Hay una gran dificultad para acceder a capitales en el mercado financiero pues si una empresa no ha tenido actividad es de alto riesgo y por tanto no recibirá fácilmente financiación. Los créditos en la banca tradicional tienden a ser muy difíciles de conseguir aun contando con múltiples referenciales, fiadores y grandes movimientos bancarios. Tampoco habrá mucha actividad para poder pagar las cuotas en caso de recibir créditos, pues a veces puede tomar meses empezar a generar dinero.

  ¿Que debe investigar?

En primer lugar, los emprendedores deben investigar acerca de las fundaciones, organizaciones no gubernamentales y del Estado que se dedican a financiar proyectos de emprendimientos locales. Además, hay algunas instituciones financieras que otorga créditos a este tipo de emprendimientos siempre y cuando se presente algún proyecto viable en todas sus dimensiones.

Otra alternativa para los emprendedores es ceder un porcentaje de la inversión a un inversionista externo, es decir buscar a terceros que quieran invertir en el negocio con las cláusulas previamente establecidas. Para ello deben convencerlo de la viabilidad del proyecto.

Una alternativa para obtener créditos que permita arrancar el proyecto es buscando financiación colectiva por internet y más aún si se trata de un proyecto muy innovador que tenga un prototipo que mostrar.

Si no hay suerte con ninguna de las alternativas precedentes es necesario buscar debajo del colchón lo que se tenga ahorrado hasta ahora y planificar, sacar cuentas con el fin de evaluar si se inicia el proyecto con recursos propios. Con esto hay una ventaja pues darás tus primeros pasos sin tener deudas pendientes.

Cabe señalar que hay otras alternativas, como es el caso de los préstamos personales. Puedes acudir a diversas empresas de la región donde te asesorarán para  acceder a créditos rápidos dependiendo del monto y tipo de financiación. Es necesario evaluar las condiciones y plazos para tomar la mejor decisión. Incluso, hay empresas que sin muchos requisitos aprueban créditos online de una forma rápida y sencilla.

Por último, tienen la alternativa de la familia y los amigos. Por lo general los seres queridos creen en nuestros proyectos y quien más que ellos puedan darte un voto de confianza y financiar  al menos el arranque del proyecto. ¡Ánimo! Siempre hay alternativas para comenzar nuestro startup.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *