Cada día, cientos de aplicaciones, tecnologías y softwares surgen de la mano de desarrolladores que no descansan en su afán de hacer cada vez más ricas las redes sociales.

Esto ha traído la invención de diversas herramientas, algunas muy funcionales y otras que la verdad parecen algo exageradas.

Los Chatbots puede que sean una mezcla de ambas, pues aunque sí resultan funcionales, la verdad es que este tipo de softwares no dejan de ser algo realmente extremo.

¿Qué son los Chatbots?

Estas novedosas interfaces conversacionales se diseñan para contestar preguntas simples prefabricadas, aprendiendo constantemente de la forma en que se realizan las indagaciones.

Se supone que su función es facilitar la interacción en masa con público, especialmente en redes sociales, permitiendo que se contesten preguntan muy populares de forma rápida y clara.

Esto se supone que además de mejorar los tiempos de respuesta, mejorará la imagen que el público posea de la persona o marca.

¿Cómo funcionan los Chatbots?

En su evolución existen 2 variedades de estos softwares que funcionan de forma muy distinta entre sí.

Por un lado se encuentran los de respuestas configuradas, estos poseen una biblioteca preparada por el programador que le indica al sistema que responder a cada pregunta.

Existe una nueva generación que usa un sistema de Inteligencia Artificial que le permite mantener conversación más fluidas basadas en interacciones previas.

Hoy en día la mayoría usan una combinación de las dos tecnologías que le permita al sistema mantener una conversación llegando siempre a las respuestas preestablecidas.

 

¿Qué puede hacer un Chatbot?

En la actualidad uno de los puntos más débiles en la gestión empresarial es la atención al público.

Más aún cuando se habla de empresas grandes que basan su contacto con el público en llamadas telefónicas o peor aún, mensajes electrónicos.

Los chatbots se diseñaron para mejorar este aspecto, y es que según mediciones, luego de utilizar este software, la interacción con el público se hizo mucho más fluida disminuyendo sustancialmente el tiempo que el cliente debía esperar por una respuesta.

Al usar software con inteligencia artificial, la mayoría de los usuarios percibió que se comunicaba con una persona, lo que generó mayor confianza en la marca.

Usuarios engañados

Sin embargo los chatbots no han sido del todo benéficos para algunas marcas que indican problemas especialmente a la hora de cumplir con lo ofrecido por el software.

Esto ha sucedido especialmente en usuarios que trabajan únicamente con inteligencia artificial, debido en gran parte a la inclinación que poseen estos sistemas a crear respuestas que satisfagan a su interlocutor, algo que ha generado serios problemas a diversas marcas.

Chatbots en el futuro

Pese a los posibles inconvenientes que estos softwares puedan presentar, es indudable que prevalecerán y salvo que se desarrolle un método novedoso más avanzado, los chatbots serán la punta de lanza de la comunicación empresarial del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *